El ojo sideral

Hugo Heller

A principios del siglo XVII, la invención del telescopio vino a confirmar una nueva cosmovisión del mundo que ya se intuía desde el siglo anterior y que había inspirado ambiciones intelectuales sobre la ciencia y la filosofía que superaban las ideas de la Antigüedad clásica y de la escolástica medieval. El nuevo ojo sideral hizo posible observar el universo de una manera revolucionaria y científica, cimentando los fundamentos de la ciencia moderna.

En homenaje a un par de libros deliciosos, El mensajero sideral, de Galileo Galilei, publicado en 1610, y  Conversaciones con el mensajero sideral, inmediata respuesta apasionada de Johannes Kepler, se cuenta la bella historia del telescopio y del cambio de paradigma que confirmó, tras las intuiciones de Copérnico y Giordano Bruno. Johannes Kepler utilizó la magna obra astronómica de Tycho Brahe para describir el movimiento elíptico de los planetas en sus órbitas alrededor del sol y formular sus leyes matemáticas del movimiento, tras la confirmación empírica del sistema heliocéntrico copernicano por parte del ojo sideral de Galileo Galilei, los astrónomos y otros científicos y pensadores empezaron a ver el mundo con una nueva mente terrenal y empírica, que ya no dependía de la superstición, la tradición o la teología.


Hugo Heller es aprendiz de astrónomo y escritor. Le interesan especialmente las revoluciones científicas y el futuro de la exploración espacial. Actualmente está preparando un libro sobre proyectos de exploración espacial e hipótesis de viajes interplanetarios.

Formato: 12×19
Encuadernación: Rústica
Nº de páginas: 200
ISBN: 978-84-942834-2-0
Precio: 12€

«¿No habré de creer a quienes a todos invita a observar maravillas y ofrece su propio artefacto para convencer a los ojos?» Johannes Kepler

En el blog