Bella historia sobre la invención del telescopio y la revolución que supuso para el conocimiento, en general, y para el progreso de la ciencia, en particular.
+
Al registrarse la historia de las ideas y de la ciencia, se ha pretendido dejar en el anonimato a muchas astrónomas y científicas cuyas ideas y exploraciones han sido de importancia galáctica para el conocimiento y comprensión del universo.
+
En el siglo XVI, el filósofo napolitano Giordano Bruno se imaginó el universo tal y como lo conocemos ahora: armónico e inconmensurable.
+
«A los miembros y afiliados de la Red Intergaláctica de Computadoras» J. C. R. Licklider
Catálogo en PDF
Foreign Rights
Justo cuando la neurociencia y la psicología, nacidas en paralelo, por cierto, encontraban nuevos enfoques, teorías, técnicas y tecnologías para intentar comprender la consciencia, desde el núcleo atómico de la recién inventada computación se empezó a soñar con la idea de imitar y superar al cerebro biológico.
+
Estas cuatro obras sobre viajes a la Luna son pioneras de la ciencia-ficción. Luciano de Samosata escribió su cuento, nada menos que en el siglo II, y Johannes Kepler, Francis Godwin y Cyrano de Bergerac, en el siglo XVII.
+
¿Qué vamos a hacer con la tecnología como potencial de transformación, como herramienta para imaginar futuros? Desde que en 1969, la Red fue conectada y el ser humano pisó la enigmática Luna, la complejidad de la era digital fluctúa llena de incertidumbre pero también de optimismo.
+

El primer libro que publicamos en The Net and Moon Press fue La Red y la Luna, sobre los orígenes y progreso de la computación, de Internet y de la carrera espacial. Así que las redes y el universo inspiran The Net and Moon Press. Pero como el universo no tiene arriba ni abajo ni bordes y las redes tampoco tienen por qué tenerlos, es la interactividad de las ideas y la infinitud del conocimiento lo que nos interesa. De hecho, nuestro catálogo no distingue entre conocimiento e imaginación.

+

«¿No habré de creer a quien a todos invita a observar maravillas y ofrece su propio artefacto para convencer a los ojos?» Johannes Kepler