Menu

El ojo sideral

Colección Átomo

El ojo sideral

A principios del siglo XVII, la invención del telescopio vino a confirmar una nueva cosmovisión del mundo que ya se intuía desde el siglo anterior y que había inspirado ambiciones intelectuales sobre la ciencia y la filosofía que superaban las ideas de la Antigüedad clásica y de la escolástica medieval. El nuevo ojo sideral hizo posible observar el universo de una manera revolucionaria y científica, cimentando los fundamentos de la ciencia moderna.

Tycho Brahe fue el astrónomo que realizó las observaciones del Cosmos más precisas justo antes de la invención del telescopio, compilando un exhaustivo catálogo de estrellas y proponiendo un sistema cosmológico entre el geocentrismo de Ptolomeo y el heliocentrismo de Copérnico.

Johannes Kepler utilizó la magna obra astronómica de Tycho Brahe para describir el movimiento elíptico de los planetas en sus órbitas alrededor del sol y formular sus leyes matemáticas del movimiento planetario que fueron la base de la ley de la gravitación universal de Newton.

Tras la confirmación empírica del sistema heliocéntrico copernicano por parte del ojo sideral de Galileo Galilei, los astrónomos y otros científicos y pensadores empezaron a ver el mundo con una nueva mente terrenal y empírica, que ya no dependía de la superstición, la tradición o la teología.

Christiaan Huygens perfeccionó el telescopio con sus pulidas lentes pero, sobre todo, fue un importante nodo en la red de filósofos y científicos de su época, ya que interactuó con René Descartes, Blaise Pascal, Gottfried Leibniz, Baruch Spinoza e Isaac Newton.

Y todo lo que había sido cultivado por los cerebros mencionados anteriormente, germinó en la obra científica del ‘último de los magos’, Isaac Newton, quien estableció un sistema basado en la mecánica que ahora llamamos clásica pero que todavía nos sirve para organizar el mundo a nivel macroscópico. Newton fue físico, filósofo, teólogo, alquimista, inventor del telescopio reflector y matemático.

Formato: 12×19
Encuadernación: rústica
Nº de páginas: 200
ISBN: 978-84-942834-2-0
Precio: 12€

Comprar
 

¿No habré de creer a quien a todos invita a observar maravillas y ofrece su propio artefacto para convencer a los ojos?

Johannes Kepler

De cómo se descubrió y cartografió Laniakea

De cómo se descubrió y cartografió Laniakea

Pioneros e inventores en El Ojo Sideral

Pioneros e inventores en El Ojo Sideral

Bibliografía de El Ojo Sideral

Bibliografía de El Ojo Sideral
Share